Etiquetas

,

Después de mucho tiempo sin publicar nada en este escaparate culinario vuelvo con una receta que no falla nunca, es fácil y económica, algo muy importante en estos tiempos que corren.

Os animo a prepararla y a que me compartáis vuestras impresiones, fotos, cualquier cambio que hayáis hecho (siempre se aprende algo nuevo), etc, etc.

Sin más, os dejo con la receta.


Nº comensales: 4
Tiempo de preparación: 60 minutos
Dificultad:


Ingredientes:

1 puerro
Huesos de pollo
4 cuartos traseros de pollo troceados
2 cebollas
4 dientes de ajo
2 sobrecitos de Azafrán molido
15-20 almendras
250 ml de vino blanco
Sal
Pimienta
Pan del día anterior

Elaboración:

Primero vamos a hacer un caldito de pollo para incorporarlo al final para ligar la salsa del plato. Para ello doramos el puerro cortado en trozos y los huesos en una cazuela (esto se hace para que el caldo coja color y cuerpo). Una vez dorados los cubrimos de agua, ponemos un poco de sal y los cocemos durante 30 o 40 minutos. Que no se os olvide desespumarlo para quitarle las impurezas. Reservamos.

Mientras se hace el caldo, salpimentamos y doramos los cuartos traseros troceados en una cacerola (a mi me gusta dejarle la piel así que es lo primero que pongo en el fondo de la cacerola). Una vez dorado por todos lados retiramos las piezas a una fuente y las reservamos.

En el mismo aceite pochamos la cebolla en trozos y los ajos un poco machacados. Si habéis puesto mucho aceite es bueno que retiréis un poquito ya que el pollo, sobre todo si usáis la piel, suelta su propia grasa.

En una sartén o, como en mi caso, en la freidora, freímos las almendras cuidando que no se doren mucho ya que pueden amargar. Freímos también el pan del día anterior.

Ahora haremos el majado para añadir al pollo y hacer la salsa. Para ello ponemos las almendras fritas, el pan frito, la cebolla, los ajos, las yemas de los huevos cocidos y el azafrán (si usáis azafrán en hebras no os olvidéis de tostarlas un poco en una sartén).

Volvemos a poner el pollo en la cacerola junto con el majado, un vaso del caldo que hemos hecho anteriormente y el vino blanco. Dejamos que cueza durante unos diez minutos para que reduzca el alcohol del vino y vamos agregando el caldo de pollo restante. Cocinamos a fuego lento durante 25-30 minutos.

Para emplatarlo es imperativo acompañarlo con patatas fritas. Da igual si son tipo bastón o en dados. También podemos picar la clara de los huevos y ponérsela por encima al pollo.

Y ahora un consejo: comprad mucho pan para mojar porque casi que la salsa está más buena que el pollo 😆