El pasado día 1 de agosto el sol despertó de su letargo y emitió, tras una gran explosión, una gran carga de átomos ionizados en dirección a la Tierra. El efecto que causaría sería reducir temporalmente el campo magnético natural del planeta y causaría daños en circuitos eléctricos y otros fenómenos como una tormenta geomagnética, que a su vez podría expandir el tamaño de las auroras boreales en los polos, haciendo que pudieramos verlas a simple vista y provocar daños en los satélites de comunicación.

La erupción, conocida como “eyección de masa coronal”, fue capturada con una cámara infrarroja del Observatorio de Dinámica Solar de la Nasa y podemos verlo en el siguiente vídeo:

http://c.brightcove.com/services/viewer/federated_f9/2227271001?isVid=1

El arco negro que se observa en la esquina superior derecha del sol en el minuto 0:03 y en el minuto 0:07 del vídeo es el filamento de plasma eyectado por la erupción.

La actividad del Sol es un ciclo bastante regular que se repite cada 11 años. Su último pico de actividad se produjo en 2001 y fue bastante breve y débil, inapreciable desde la Tierra sin aparatos apropiados para ello. Este despertar es un signo que se acerca un nuevo pico de actividad, previsto para 2012.

Así que si queréis ver auroras boreales entre hoy y mañana no tenéis más que subir bien alto cámara en mano, mirar al norte y esperar al momento idoneo para disparar. Son inconfundibles pero por si acaso no sabéis como son veréis una especie de “cortinas” de luz de color verde y rojo. Suerte y ¡no olvidéis sacar las mejores instantáneas!

Vía Quo.es y Fayerwayer