Nunca des explicaciones. Tus amigos no las necesitan. Tus enemigos no las creen.

Oscar Wilde, escritor, poeta y dramaturgo inglés.