Se dice que existen tres clases de testigos: los que han visto bien pero dudan de lo que han visto, los que han visto mal pero creer haber visto bien y los que no han visto nada y aseguran haber visto todo.

Marco A. Almazán, escritor y diplomático mexicano.