El terremoto ocurrido hace unos días en Chile y que marcó los 8,8 grados en la estala Richter, podría afectar directamente a la duración de los días al haber desplazado el eje rotatorio de la Tierra en ocho centímetros.

Esto ocurre porque los terremotos pueden desplazar hasta cientos de kilómetros de rocas en espacios muy reducidos, lo cual modifica la distribución de la masa en el planeta y afecta a la rotación de la Tierra con lo cual podría hacer que los días tengan una duración de 1,26 microsegundos (millonésima parte de un segundo) y que, a muy largo plazo, habría que corregír con un día menos en el calendario.

De cualquier forma, Richard Gross, científico del Jet Propulsion Laboratory, no quiere aventurarse a dar datos exactos hasta que consigan una información más precisa del seísmo.

No es la primera vez que ocurre un fenómeno como éste. En 2004, a causa del terremoto de 9,1 grados registrado en Sumatra y que provocó el tsunami más grande de la historia, el día se acortó 6,8 microsegundos.