No, no me he muerto, ni me he ido de misión humanitaria al culo del mundo. No. Simplemente he desconectado de los blogs y casi de toda la red. Cerré el Messenger y me quedé con poco más que el Facebook, Tuenti y el correo electrónico.

¿Las razones? Pues muy sencillo… decidí dedicarme a mi, a mi vida. Y no me ha ido mal, nada mal. Poco a poco me estoy recuperando económicamente (muy poco a poco pero en ello estamos) del disgusto del pasado mes de agosto cuando tuve que hacer frente a unas deudas contraidas por una tercera persona pero que me afectaron directamente y me perjudicarpm bastante pero bueno, como digo, eso es PASADO y (casi) está solucionado.

Pero como todo no iba a ser malo para ello tuvo que ocurrir algo bueno, está claro. Y es que me eché novia. Sí, tengo pareja. Una chica malagueña, con mucha arte, guapísima (que conste que no lo digo sólo yo) y muy echá pa’lante, como debe ser, con la que llevo casi cuatro meses y todo de maravilla. La única pega es que tenemos que vivirlo en la distancia (ella en Málaga y yo en Sevilla) y aunque nos vemos cada vez que tenemos oportunidad no siempre podemos estar juntos y se hace duro. Pero se sobrelleva, mal pero se sobrelleva. Se que ella está ahí y ella sabe que yo estoy aquí. Que estamos el uno con el otro, tan cerca y tan lejos, queriéndonos en la distancia… y paro ya que me pongo tontorrón 😛

A partir de ahora intentaré escribir en el blog de vez en cuando y, si puedo y tengo tiempo, recuperar el ritmo de publicación anterior a mi “desaparición virtual” pero como no me pagan por ello no aseguro nada… en este año 2010 tengo vida nueva y no está en la red 🙂