No olvides nunca que el primer beso no se da con la boca, sino con los ojos.

O. K. Bernhardt, escritor alemán.