Mientras trabajaba en un generador de ondas de radio para el tratamiento de cáncer, John Kanzius, de Indiana (EE.UU.), vio como el agua que estaba desalinizando se prendió fuego en los tubos de ensayo de su laboratorio.

Este fenómeno atrajo el interés de la comunidad científica, y el químico Rustum Roy, de la Universidad de Penn State inició el análisis.

Aunque se descubrió que el agua en sí no se quema, las ondas de radio debilitan las uniones de la sal, y expulsan hidrógeno, que se prende en llamas cuando es expuesto a frecuencias de radio. Lo que no se sabe es cuán eficiente es el proceso para generar energía, pero aseguran que el gobierno de los Estados Unidos empezará las investigaciones de inmediato.

Tal y como dice el Dr. Roy, el agua “es el elemento más abundante en el planeta; está en todas partes”, y el sólo verla en llamas “me da escalofríos”.

Está muy claro que este es el principio básico para crear motores que utilicen el agua cono combustible. ¿Nos podremos independizar del petróleo? ¿Lo permitirán las grandes compañías petrolíferas?

No te pierdas el vídeo.