Cuando yo tenía catorce años, mi padre era tan ignorante que no podía soportarlo. Pero cuando cumpli los veintiuno, me parecía increible lo mucho que mi padre había aprendido en siete años.

Mark Twain, humorista y escritor estadounidense.