Creer que un enemigo débil no puede dañarnos, es creer que una chispa no puede incendiar el bosque.

Ralph Waldo Emerson, poeta, pensador y pastor unitarista estadounidense.