Por fin. Ayer de mañana me llegó el paquete. Lo esperaba ansioso. Quería tenerlo en mis manos a la voz de “ya”.

Os voy a hacer un breve análisis del terminal sin pretender meterme en terreno ajeno y haciendolo desde el punto de vista de un usuario.

Primeras impresiones:

Si reducimos notablemente el tamaño de un Nokia N95 al de un Motorola Razr, le ponemos mejores materiales como fibra de carbono, cuero y vidrio templado, elementos táctiles y lo hacemos más sencillo de usar, podéis imaginaros como es el LG KU750 Secret.

El diseño está muy conseguido. Es un terminal del tipo Slider que al abrirlo deja ver un pequeño teclado alfanumérico que casi no sobresale.
Aún estando cerrado se pueden usar muchas funciones gracias a los botones tactiles y a los de llamada.

Responde bastante bien a las pulsaciones en la pantalla táctil, vibrando suavemente cada vez que tocamos algún botón, los cuales también se iluminan por cada pulsación.

La cámara de fotos es su mejor apuesta. Con muchas opciones de las que disponen algunas de las mejores compactas del mercado, cabe destacar algunas: resolución, tipo de escena (incluyendo fotos panorámicas), balance de blancos, temporizador, tipos de disparo o la sensibilidad ISO, enfoque manual o automático, sistema de detección de caras, etc.

A la hora de grabar un vídeo se puede hacer en resolución VGA con un tamaño de hasta 640×480 píxeles, algo sorprendente al tratarse de un móvil. Podemos crear panoramas a 16:9 mediante un vídeo y mezclar imágenes fijas y música. Seleccionando un archivo de audio, el LG Secret lo reproduce mientras tomamos con la cámara, pudiendo hacer un vídeo musical de manera muy sencilla. También tenemos otra opción que a mi me hagustado bastante: grabar vídeos en Slow Motion gracias a sus tres velocidades de grabación posibles y siempre con certificación DIVX.

El móvil tiene salida para televisión así que podremos usarlo como reproductor de vídeo. Tiene una grabadora de audio, un editor multimedia, que permite trabajar con imágenes, audio y vídeo, modificando su tamaño, añadiendo efectos, etc, y el programa “movie maker”, un editor de vídeo con el que se puede hacer casi cualquier cosa que se nos ocurra.

En el apartado multimedia se porta bastante bien. Al activar el modo “multimedia táctil” con el botón lateral, la pantalla principal se convierte en táctil desde la que podemos acceder al reproductor de audio y de radio FM, al visor de imágenes, al de documentos y a los juegos “M-Toy”, con los que para jugar no se usan los botones sino el movimiento del propio terminal y su capacidad para detectarlos gracias al acelerómetro del teléfono.

A la hora de visualizar las imágenes el terminal se controla también de forma táctil, navegando entre las fotos, ampliándolas y girándolas con un simple gesto. También posee unecxcelente visor de documentos, que soporta archivos Word, Excel (97-2003) y PDF.

La única caracteristica que no me ha gustado, y no es precisamente del terminal si no de su software, LG PC Suite, es que tarda muchísimo en “pasar” archivos del ordenador al móvil vía USB. Cómo no tengo BlueTooth no puedo deciros como se comporta en ese caso.

Eso sí, en la caja, que por cierto es de un lujo impresionante, me encontré con un regalito. Un colgante para el teléfono con una parte de fibra de carbono, el mismo material del que está fabricada la tapadera de la batería, y otra blanda y que en un principio no sabía para que servía aparte de ser un simple adorno de “lujo”. Pues se trata de una almohadilla para limpiar la pantalla de la grasa que se le acumula por el uso en el modo táctil. Todo un detalle.

En estos días iré probando todas sus caracteristicas y, quién sabe, lo mismo me anime a colgar alguna foto o vídeo propio creados con mi LG Secret.