No se si se cumplirá o no, como todo en Sevilla, pero según la Ordenanza Municipal de Medidas para el Fomento y Garantía de la Convivencia Ciudadana en los Espacios Públicos, más conocida como Ordenanza Antivandálica, que ha entrado hoy en vigor, la Policía Local podrá multar a los que escupan o tiren colillas en la calle. También si los aires acondicionados desaguan a la calle, por los excrementos de las mascotas, bañarse en las fuentes monumentales, arrancar ramas de los árboles, tirar papeles o colillas al suelo, regar las macetas durante las horas del día, a los graffiteros y a los gorrillas.

Todo me parece perfecto para una ciudad que pretende entrar en Europa pero ya era hora que empezaran a controlar a esos subhumanos, drogadictos, rateros, etc, que son la inmensa mayoría de los gorrillas. Digo la inmensa mayoría porque reconozco que no todos lo son. Hay padres de familia que por tener una cierta edad no pueden acceder al mundo laboral con facilidad (aunque hoy día NADIE pueda… por desgracia) y no tienen más remedio que guardarnos los pocos espacios libres y, a posteriori, nuestros coches. Y sí, lo hacen. Yo personalmente he visto a un VOVIS (los gorrillas organizados como empresa y que cobran 0’75 euros) defender a capa y espada a un coche de las manos de dos cacos.

No se puede permitir que por no darles un jodido euro (si les das menos tienes a buen seguro un mal gesto de “agradecimiento”) que a ti te cuesta ganar la misma vida por un sitio para tu coche al que tienes derecho simplemente por tener abonado tu “sello” del ayuntamiento.

Y si decides no darle nada no dudes que en cuanto vuelvas a por tu coche te llevarás alguna sorpresa a modo de arañazo, cristal roto, rueda pinchada, etc. Y ahora busca al puñetero gorrilla. Lo vas a encontrar enseguía

A partir de hoy habrá que tener un poco más de civismo con la ciudad, para empezar, y con nuestros vecinos, por supuesto.