La descubrí hace poco a través de un anuncio en televisión de su última disco “Niña de fuego”.

Es Concha Buika.

Su familia proviene de Guinea Ecuatorial y creció entre gitanos. Su música mezcla el flamenco con el soul, el jazz, el funk y la copla. Pura fusión.

Desde pequeña tuvo un evidente talento musical pero no fue hasta que no se fue a Londres a estudiar arte dramático y asistió a un concierto de Pat Metheny que se decidió a dedicarse en cuerpo y alma a la música. Desde entonces no ha parado en el mundo de la música. En los años 1990 participó en diferentes producciones como “Ombra” de La Fura dels Baus o la banda sonora de la película “Km.0”.

Al mismo tiempo compuso canciones como “Ritmo para voçé”, “Up to the sky” o “Loving you”, todas ellas grandes éxitos dentro de la música house europea del momento.

De noviembre de 2000 a marzo de 2001 cantó en Las Vegas, en los casinos The Luxor, Harrah’s y Gold Coast, además de tocar en el Blue Note Festival con Rachelle Ferrell.

Buika es puro arte… pura fusión… puro sentimiento…

Cómo ella misma dice:

“Compongo para no odiar y canto para no volverme loca”.

No habra nadie en el mundo
Buika

Desde que el agua es libre,
libre entre manantiles vive,
jazmines han llorao,
y yo no comprendo como
en tus ojos niña solo hay desierto.
Hermosa era la tarde, cuando entre los olivos nadie,
nadie vio como yo a ti te quise, como te quiero.
Hoy los olivos duermen y yo no duermo.

No habra nadie en el mundo que cure
la herida que dejo tu orgullo,
yo no comprendo que tú me lastimes
con todo todo el amor que tú me diste (x2)

Pá cuando tú volvieras,
pensé en cantarte coplas viejas,
esas que hablan de amores
y del sufrimiento,
cuando tu vuelvas niña, te como a besos.
y volaremos alto donde las nubes van despacio.
despacio va mi boca sobre tu cuerpo,
tan lento que seguro se pare el tiempo.

No habra nadie en el mundo que cure
la herida que dejo tú orgullo,
yo no comprendo que tú me lastimes
con todo todo el amor que tú me diste (x2)