Los fallos de los cocineros se tapan con las salsas, los de los arquitectos con flores y los del médico… con tierra.

Anónimo