Sueño, aunque me digan que es de necios, de incautos, de infantes.
Sueño, porque todo me fue dado, la luna, la tierra, el genio.
Sueño, ya que es deber del humano temer lo desconocido.
Sueño, por los que ya no nos dejan.
Sueño, por la sonrisa de un neonato de aspiraciones latentes.
Sueño, porque si no, Calderón habría errado.
Sueño, porque me lo merezco.

Jose, a secas


Anuncios