Me voy a tomar unos días de descanso apartado de los blogs, de internet y de todo lo que se parezca a un ordenador.

Hoy me ha pasado algo que, si bien no me esperaba ni de lejos, me ha hecho pensar y, quizás, haga que a partir de ahora cambie mi forma de comportarme con los demás. Quizás ha llegado la hora de ser más cabrón y dejar de ser el típico “buenazo” que se lo traga todo.

Son cosas mías, no os preocupéis. Sólo necesito pensar sobre mi vida, en lo que llevo vivido lo que va de año, y asimilar estos cambios.

Se, y espero, que lo entenderéis.

Pronto, si nadie lo remedia, estaré de vuelta posteando como hacía antes.