Quédate a mi lado esta noche
que te susurraré canciones
para que cierres los ojos
y vueles entre ilusiones.

Échate entre mis brazos
que yo te meceré en el silencio
cuando inicies el viaje
al país de los sueños.

Dejaré que las sabanas
te envuelvan lo suficiente
para taparte con suavidad
y protegerte del relente.


Voy a llevarte a otro lugar
para no dejarte ir a solas.
A llenarte las horas
de algo llamado felicidad.

Voy a perder el tiempo
mirándote de reojo,
acariciándote poco a poco,
apartando el pelo sobre tus ojos.

Pero ante todo duérmete
pues quiero ser lo primero
que veas al despertar
en este nuevo amanecer.