Acaba de terminar la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos que este año se celebran en Pekin con un increíble espectáculo en el que los organizadores han recurrido a los típicos tópicos de la ancestral y milenaria cultura china.

Pero el punto máximo ha sido, como no, el encendido del pebetero. Li Ning, triple campeón de gimnasia en Los Juegos de Los Angeles’84, suspendido en el aire y tras recorrer la cornisa del estadio del “Nido de Pájaro” encendió el pebetero de color rojo, que simboliza un rollo de papel de pergamino.

Y el punto final de esta ceremonia ha sido un espectacular despliegue de fuegos artificiales sincronizados por ordenador.

Todo ha salido perfecto, como esperamos que salga para el equipo español. ¡Suerte!

[Ver galería fotográfica en 20minutos.es]