Después de estos primeros siete meses que han pasado desde que comenzó el presente año puedo deciros que es mi año.

La razón, o razones, son varias pero principalmente la más importante es, sin duda, el cambio drástico, un giro de casi 360º, que ha dado mi vida en este poco tiempo.

Ahora mismo, a poco más de las 15:00 horas del día 28 de julio de 2008, puedo decir que soy un hombre nuevo, tanto física, psicológica como socialmente hablando.

Allá por el mes de marzo, si mal no recuerdo, se rompió definitivamente una relación de pareja que duró más de seis años. Desde luego que no todo fueron malos momentos, ni mucho menos. Hubo momentos muy bonitos, especiales algunos, pero el último año no fue de lo mejor, desde luego que no. Hacía un año que la cosa no iba bien, bastante fría diría yo. Los dos, después de una charla de casi cuatro horas decidimos romper definitivamente pero continuar con una amistad o al menos intentarlo.

Sé que parece difícil de entender pero por diversos motivos hemos seguido viviendo bajo el mismo techo, cuales compañeros de piso. No ha ido mal pero tampoco ha sido un camino de rosas. Para ninguno de los dos.

Dejando a un lado el pasado reciente, hoy día estoy muy feliz.

Físicamente he bajado bastante peso, estando ahora sobre los 100 kgs y pudiendo comprarme ropa donde antes sólo entraba a mirar y soñar, aparte de tener una agilidad que antes brillaba por su ausencia.

Psicológica y emocionalmente no podría estar mejor. Hace poco más de un mes conocí a una persona muy especial que me ha hecho cambiar el chip de un día para otro. Ha conseguido que sepa apreciarme a mi mismo. Porque ella me entiende, me hace sentir especial, tanto que a veces pienso que no lo merezco. Hay momentos que, habiendo estado sin vernos varios días, por motivos de trabajo principalmente, con un breve mensaje o una sola llamada me alegra el resto de horas. Tan sólo tenéis que leer las últimas entradas etiquetadas por Poemario, todas dedicadas a ella, a C, mi chica.

Si hablamos del ámbito social… mejor imposible. Ahora me relaciono con bastante gente, compañeros y amigos todos, así que no se que más puedo pedir.

En lo personal también quería contaros algo muy importante y el que quizás sea el paso más importante para terminar con estos cambios que os comento: el día 1 de agosto, aparte de comenzar el periodo de vacaciones como cada año, me mudo. Me traslado a vivir sólo a un estudio pequeño, recién reformado, en la zona centro de Sevilla. Esta tarde voy a firmar el contrato (es en régimen de alquiler) y a recoger las llaves. Estoy muy ilusionado con esta situación, nueva para mi pues en su momento pasé de vivir con mis padres a vivir en pareja por lo que eso de vivir sólo es algo que nunca he experimentado.

Sinceramente es un cambio que necesito y no por nada en particular pero si por todo en general así que posiblemente durante este tiempo y, posiblemente, a partir de hoy dejaré un poco abandonado el blog hasta que esté totalmente instalado en mi nuevo domicilio. Puede que deje alguna entrada programada para no tenerlo desactualizado pero no prometo nada pues desde esta mañana estoy liado con el embalaje de mis cosas y la verdad que no tengo mucho tiempo. (En cuanto tenga conexión en el estudio os contaré las idas y venidas y alguna que otra anecdota que seguro habrá durante la mudanza, incluidas fotos de mi pequeño hogar XD ).

Espero que entendáis mi posible ausencia, prolongada quizás, y que no seáis muchos los que abandonéis el blog pues lo más pronto posible estaré de vuelta. Sabéis que no puedo vivir sin mi bitácora.

Saludos a tod@s y muchísimas gracias por estar aquí y soportar a veces mis aburridos posts.

Jose, a secas

P.D.: Que conste que esta no es la última entrada antes del traslado y que, de momento, seguiré dando la brasa con algunos posts 😉

Anuncios