Esta tarde, a eso de las cinco, cuando llegué a casa de trabajar me encontré un espectáculo típico en la zona en los días de verano en los que la temperatura obliga a hacer trabajar todos los aparatos de aire acondicionado habidos y por haber.

Una caja de acometida (no se si se llama así) estaba ardiendo. Al principio sólo era un pequeño fuego pero en un momento empezó a arder todo el tubo por el que pasan los cables desde el subterráneo.

Grabé un vídeo del intento por parte de los bomberos de apagarlo. Perdonad por la calidad de éste pero es que mi móvil no tiene muy buena cámara de vídeo.

Al final, según me han contado, tuvo que venir una dotación especial de bomberos y los técnicos de la empresa de electricidad para cortar el suministro y así poder apagarlo porque por mucho que los bomberos hicieran el fuego volvía a nacer.

Esta noche estaban los operarios terminando de arreglar la avería. Menos mal porque no quiero imaginarme la noche que hubieran pasado los vecinos afectados con estos 31º que tenemos a estas horas de la madrugada en caso de que se hubiera hecho efectivo el corte de luz…