Si señores. Así dice que se siente el hijo de puta que mató a Enaitz Iriondo y, encima, tuvo la poca vergüenza de pedirle a los padres, mediante una denuncia, la cantidad de 14.000 euros para la reparación del arma homicida, un Audi A8. y otros 6.000 por el vehículo de sustitución, después de renunciar a dicha demanda al comienzo del juicio celebrado hoy en Haro (La Rioja)

En palabras de su abogado, “ha tomado esta decisión esta decisión ante el acoso al que”, según dijo, “ha sido sometido su cliente y las descalificaciones vertidas contra su persona en diferentes medios de comunicación”.

¿Pero que esperaba ese cabrón? ¿Una total pasividad ante un hecho en el que él había intentado convertirse en la víctima?

Los padres de Enaitz han advertido que intentarán reabrir el caso por vía penal después de que el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja, Juan Calparsoro, por mediación del fiscal general de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, haya reabierto el caso con diligencias informativas.

Hay que decir también que cientos de personas y decenas de medios de comunicación se agolpaban a la entrada de los juzgados para apoyar a Rosa y Antonio, los padres de Enaitz.

Ya se ha ganado la primera batalla pero una cosa debes saber, Tomás Delgado, la guerra acaba de empezar y estamos seguros de que acabarás perdiéndola.

Enhorabuena familia Iriondo Trinidad.

Anuncios