Unas pinturas murales, que datan de hace 11.000 años, han sido descubiertas en un edificio a orillas del río Éufrates, en el norte de Siria, ha anunciado el responsable de la misión arqueológica francesa en el país, Eric Coqueugniot.

Según Coqueugniot, se trata de los dibujos más antiguos descubiertos en Oriente Próximo. “Son formas geométricas de color negro, blanco y rojo que recuerdan mucho a las obras de Paul Klee”, precisó.

En una casa circular de 7,5 metros de diámetro El hallazgo se produjo a finales de septiembre en una casa circular de 7,5 metros de diámetro en la localidad siria de Djade al-Mughara. Datan de principios del Neolítico (entre 9.000 y 11.000 años antes de Cristo).

En las misma excavación se han localizado numerosos objetos de sílex, así como una figura que parece representar a un hombre.

Anuncios