Mientras en el océano Índico se hunden las islas Andamán y en el Pacífico se hunde Vanuatu, en el océano Ártico emergen un par de islas. No hay contradicción: las islas del Ártico estaban cubiertas por una capa de hielo que se ha deshecho en este caluroso verano ártico.

Casi con toda seguridad, en septiembre de este año la banquisa alcanzará su extensión mínima desde que se tienen registros históricos. La retirada de los hielos ha perjudicado a varias especies, como osos y focas, que han perdido el suelo helado desde el que pescaban.

Pero ese mismo deshielo ha sacado a la luz unas islas que, hasta ahora, eran desconocidas. El fenómeno no es nuevo: otras han aparecido en Groenlandia y Canadá.


Aunque muy cercanas a las Svalbard, todavía no han sido reclamadas. De hecho, muy pocos las han visto. Uno de ellos ha sido Rune Bergstrom, experto ecologista y asesor de la oficina del gobernador de las Svalbard. Comentó que la isla que vio era del tamaño de una cancha de baloncesto.

Para la ministra de Medio Ambiente de Noruega, Helen Bjoernoy, este descubrimiento indica que las predicciones realizadas por el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) eran demasiado prudentes. “Las reducciones de nieve y hielo se están dando a una velocidad alarmante. Esta aceleración podría ser mas rápida de lo previsto”.

Estas declaraciones fueron realizadas en el curso de un seminario organizado desde Ny Alesund. Se trata de una base de investigación que, por su posición, es el asentamiento humano permanente más septentrional del planeta. Al seminario acudieron 40 científicos y políticos.

Fuente: ElMundo.es

Anuncios