El Parque Nacional del Teide (Tenerife) fue elegido anoche Patrimonio Natural de la Humanidad por la 31ª sesión de la Convención de Patrimonio Mundial de la UNESCO reunida en Christchurch (Nueva Zelanda), informaron fuentes del ministerio de Cultura.

La comunicación se hizo oficial en Nueva Zelanda a las 23:35 hora peninsular y la decisión fue trasladada a la delegación española que había viajado a la localidad de Christchurch.

Junto al Parque Nacional del Teide, fueron declaradas también esta noche Patrimonio Natural de la Humanidad la región de Karst en el sur de China y el volcán y los ‘tubos de lava’ de Jeju, en Corea del Sur, informó a Efe, en conversación telefónica, el subdirector de Protección de Patrimonio del ministerio de Cultura, Luis Lafuente.

‘Espaldarazo a la política conservacionista’

El ministerio de Medio Ambiente celebró la decisión de la UNESCO y la consideró ‘un espaldarazo a la política conservacionista’ del ministerio que avala ‘la calidad incontestable del espacio’ y respalda la colaboración mantenida entre el ministerio y las administraciones canarias.

En un comunicado, Medio Ambiente destacó que la UNESCO ha reconocido al Parque Nacional del Teide y a su estratovolcán de 3.781 metros de altura como ‘uno de los lugares más ricos y diversos en sucesión de paisajes volcánicos y espectacularidad de valores naturales de todo el mundo’.

Medio Ambiente indicó que ‘el reconocimiento de los valores del Teide se convierte en un plus de exigencia para que todas las administraciones continúen colaborando en la conservación de la Red de Parques Nacionales’.

Doñana y Garajonay

Subrayó que la UNESCO ‘ha valorado adicionalmente la calidad de la gestión del espacio’ y recordó que esta institución ‘recomienda continuar trabajando en la organización del turismo, incluyendo mecanismos de seguimiento, control y evaluación’ e ‘insta a continuar utilizando el Teide como lugar excepcional para realizar la evaluación y seguimiento del cambio global’.

La UNESCO comenzó ayer a examinar las solicitudes de inscripción para la Lista del Patrimonio Mundial. El examen de cada una de las propuestas, que se hace siguiendo el orden alfabético de los continentes, corresponde a los miembros del Comité del Patrimonio Mundial, reunido desde el pasado 23 de junio en Christchurch.

Un total de 39 países optan a entrar en el listado, algunos con propuestas tan conocidas como las del Monte Fuji (Japón); la Casa de la Opera de Sydney (Australia); el Fuerte Rojo, en la ciudad india de Delhi, o las torres de vigilancia Diaolou, en la provincia china de Kaiping.

La región de Karst, en el sur de China y el volcán y los ‘tubos de lava’ de Jeju, en Corea del Sur, también fueron incluidos en la lista de Patrimonio Natural de la Humanidad.

Karst, que ocupa una superficie de más de 500.000 kilómetros cuadrados repartida por las provincias chinas de Yunnan, Guizhou y Guangxi, destaca por sus bosques de piedra caliza con formaciones rocosas en forma de pináculos y conos, entre otras figuras.

En el extremo sur de la Península Coreana, la isla de Jeju destaca por los conocidos como ‘tubos de lava’ y cuevas del volcán Geomunoreum, y por las extrañas torres de piedra que parecen salir directamente del mar en Ilchulbong.

Hasta Nueva Zelanda se desplazó, con motivo de la reunión de la Convención de Patrimonio Mundial de la UNESCO, una delegación española compuesta por la embajadora de España en la UNESCO, María Jesús Sansegundo, el director general de Parques Nacionales del ministerio de Medio Ambiente, Juan Garay, el presidente saliente de Canarias, Adán Martín y el director del Parque Nacional del Teide, Manuel Durban.

En España, los parques nacionales de Doñana (Andalucía) y de Garajonay (La Gomera) eran hasta ahora los únicos espacios galardonados con la distinción de Sitios del Patrimonio Mundial en la Categoría de Bien Natural.

Ver video sobre el Teide

Fuente: Terra

Anuncios