El verano pasado hicimos una fiesta descomunal. Yo me encargaba de ir repartiendo a la gente chupitos y brindar. Cuando veía un corrillo, llegaba yo con mi botella y una pila de chupitos. Me llamaban el chupitero. Por eso cuando he visto este cinturón me ha encantado. Y encima me vendría de perlas para echarnos unas risas en la fiesta de este año.

Tiene, a modo de cartucheras, espacio para dos botellas. Y en el centro, seis huecos para poner los vasos de chupito. Es simplemente genial y me lo compraba hoy mismo, si no fuera porque se han torrado en el precio.

Fuente: No puedo creer que lo hayan inventado…