Hay preguntas que todos deberíamos hacernos pero, ya sea por absurdas (que no lo son) o por falta de capacidad de algunos, no nos hacemos. Esta es una muestra de lo que nunca preguntamos o nos preguntamos:

– Un parto en la calle, ¿es alumbrado público?

– ¿Por qué apretamos más fuerte los botones del mando a distancia cuando éste tiene pocas pilas?

– ¿Por qué se lavan las toallas? ¿No se supone que estamos limpios cuando las usamos?

– ¿Por qué las mujeres con las curvas más aerodinámicas son las que más resistencia ofrecen?

– El mundo es redondo y lo llaman planeta. Si fuese plano, ¿lo llamaríamos redondeta?

– ¿Por qué cuando en el coche no vemos algo apagamos la radio?

– ¿Por qué los pilotos kamikaze llevan casco?

– Si un abogado enloquece… ¿pierde el juicio?

– ¿Los infantes disfrutan la infancia tanto como los adultos el adulterio?

– ¿Qué tiempo verbal es “no debería haber pasado”?… ¿Preservativo imperfecto?

– Una mujer encinta… ¿también puede estar en compact?

– ¿Que cuentan las ovejas para poder dormir?

– ¿Por qué las ciruelas negras son rojas cuando están verdes?

– ¿Dónde está la otra mitad de Medio Oriente?

– ¿Por qué se utilizan agujas esterilizadas para administrar una inyección letal?

– ¿Por qué cuando llueve levantamos los hombros? ¿Acaso nos mojamos menos?

– ¿Cuándo sabe un ciego que ha terminado de limpiarse el culo?

– ¿Hasta dónde se lava la cara un calvo?

– ¿Que cojones tuvo que estudiar He-Man para obtener el Master del Universo?